¿Cuándo te convertiste en experto?

56
0

La verdad no sé bien qué pasó… Después de varios años de entrenar y de conocer a una gran parte de la comunidad, un día después de poner atención a mis redes sociales y visitar algunos boxes, me di cuenta que todos somos muy diferentes. Los principiantes se volvieron coaches, los lentos se volvieron más rápidos, los torpes en movimientos se volvieron hábiles, y bueno, físicamente todos se ven mejor que antes, más saludables y atléticos; es normal después de varios años de entrenamiento.

Pero, ¡Alto! Eso es más que obvio, lo que no me esperaba era descubrir que ahora los que bajaron de peso se sienten nutriólogos, los coaches ahora creen que son C.J. Martin y sólo su programación funciona, las que ahora son buenas en gimnásticos se sienten Camile Le Blanc, los que tienen los mejores PRs de su box se sienten Rich Froning y lo que es el colmo del amor propio… Los que tienen cuerpo atlético ya hacen videos estilo Body Rock explicando como desarrollar ciertos músculos. ¡Por Dios! ¿Cuándo se volvieron todos unos expertos en fitness y nutrición?

Aún tenemos mucho que aprender

Por supuesto que no hablo de todos, pero puedo asegurar sin miedo a equivocarme que todos ubicaron gente así en su comunidad. No es que no lo entienda, finalmente los cambios físicos que has conseguido, la experiencia, tus certificaciones, la dedicación y tus arduas sesiones de entrenamiento, te han enseñado mucho. Lo que realmente me preocupa es que tu hambre de seguir aprendiendo ya esté cubierta, que sientas que ya sabes suficiente o has logrado suficiente.

Saben que, a mí me gustaba mucho quiénes éramos antes; no me malentiendan, me gusta como se ven ahora; pero antes era más divertido entrenar con ustedes… Cuando eran gorditos y no se burlaban de la gente con sobrepeso, cuando eran rookies y no pedían un espacio del box para poder entrenar sin que los rookies los “molesten”, cuando aspiraban a ser coaches y se la pasaban investigando siempre con ganas de aprender de todos con un buen grado de humildad, cuando eran débiles y no sentían la necesidad de presumir sus PRs, cuando no habían ganado ninguna competencia y no sentían que había algo que demostrarle a los demás ganando, o incluso cuando eran coaches y les preocupaba más transmitirle a sus alumnos sus conocimientos que demostrar que su metodología es mejor que la de otro coach.

Recuerden sus inicios

Ojalá se acuerden bien de cómo eran por dentro cuando empezamos, ojalá que sigan sintiendo hambre de aprender y que sigan viendo sus defectos, que los tengan claros, para que podamos empeñarnos en ser mejores y no solaparnos a nosotros mismos viendo sólo las virtudes que ahora tenemos.

Siempre hemos visto la humildad como un valor que hay que desarrollar, yo honestamente creo que basta una miradita rápida al pasado para acordarnos que seguimos siendo las mismas personas, que sólo nos vemos diferentes y ahora sabemos más cosas; pero no creo que puedas autodenominarte experto gracias a eso. Y más te vale que reconozcas que siempre hay alguien mejor que tú, por que eso es lo único que te abre la posibilidad de escuchar y seguir aprendiendo. Si crees que lo sabes todo, tu “todo” se reduce al pequeño mundo que cabe en tu cabeza.

No todo está tirado a la basura

Me encanta que ya tengas la posibilidad de dar consejos a quien te lo pida, pero cuidado con la certeza que tienes al aconsejar. La dieta que a ti te funcionó podría afectar la salud de otro, tu cerrada manera de coachear podría estar afectando el desempeño de tus atletas, o simple y sencillamente tu técnica mal aprendida puede lesionar a un compañero. Es normal no saberlo todo y no tener todas las respuestas, pero eso es lo bonito de todo esto, cada día podemos ir al box esperando aprender algo nuevo, incluso algo de nosotros mismos.

No dejes que tu ego sea tan grande que alcance a todos los que están cerca, ni te pongas etiquetas según tu “nivel”; nosotros vamos al box a entrenar contigo por que nos gusta quién eras, nos gustabas cuando eras torpe, débil y no sabías nada, por que eras tú, ese mismo que esperamos sigas siendo.

Finalmente, ¿Qué te hace un experto? No lo sé, pero el día que lo seas te vas a enterar y no vas a sentir esa enorme necesidad de demostrarlo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here