Haz que las cosas sucedan

51
0

En mi oficina durante las reuniones de trabajo constantemente se usa la frase “haz que las cosas sucedan”, podría decir que es el lema de mi jefe. De hecho me parece una frase encantadora para matar las quejas de aquellos que se empeñan en culpar a los demás por sus fallas. Finalmente todos tenemos objetivos en la vida, pequeños o grandes, no importa realmente su tamaño ni su complejidad, lo que realmente importa es lo que hacemos o dejamos de hacer en el camino por conseguirlos. Y aquí es donde llegué a una pequeña reflexión… ¿Hasta dónde estoy aprovechando el control que tengo sobre mi vida?, ¿Cuántas cosas estoy dejando al azar o al tiempo?

Platicando sobre la primer pregunta que te hace una persona nueva que llega a tu box… ¿Y tú, cuanto tiempo llevas haciendo CrossFit?… Cuando llevas mucho tiempo entrenando pero no eres tan buen atleta o no te ves físicamente como los profesionales, empiezas a contestar con un poco de pena en lugar de orgullo.

¿No les pasa que un día se sientan a evaluar todo lo que hacen y descubren que hay algunas cosas en su vida que no se toman tan enserio? Bueno, creo que si lo piensan van a descubrir que hay muchas cosas que podríamos mejorar enormemente si les prestáramos la debida atención, y si dejáramos de justificar nuestra escases de dedicación con “falta de tiempo”.

Si pones en una balanza las cosas en tu vida que dependen de ti y las que no, sin duda vas a encontrar que son muchas más las que se encuentren totalmente en tu control; y si es así, ¿porqué no estás consiguiendo todo lo que te propones? Fácil: falta de enfoque.

Vamos a entrenar  con la esperanza que dentro de algún tiempo varias cosas cambien: te veas mejor, seas más fuerte, seas más saludable, seas más hábil, etc… Pero a veces no entendemos que tu vida no cambia sólo por “hacer ejercicio”, tu vida realmente cambia cuando entiendes que la diferencia entre “hacer las cosas” y “hacer extremadamente bien las cosas” es el hilo que te lleva a frustrarte por no ver resultados o motivarte por conseguirlos.

El esfuerzo es relativo al tiempo en que llegan los resultados, así que es importante detectar las fugas de esfuerzo que tenemos cuando decidimos ser pacientes y “dejar las cosas al tiempo”. ¿Quieres que algo suceda pronto? Empieza a tomar cartas en el asunto ahora mismo.

Si estás buscando ser el mejor atleta, tienes que hacer lo que hacen los mejores atletas: entrenar como ellos, comer como ellos y hacer los mismos sacrificios o más de los que hacen ellos. ¿Tú vida no es como la de ellos? Claro que no, ninguna vida es similar a otra, pero ellos están ahí por que decidieron hacer las cosas extremadamente bien y se tomaron enserio el estilo de vida de un atleta.

Si eres de los que entre semana come bien, pero el fin de semana pierde la razón ante la comida chatarra; de los que van a entrenar diario pero le sacan la vuelta al WOD que no les gusta; o de los que entrena pero toma alcohol, se desvela y come muy poco saludable… Déjame decirte que probablemente vas a ver resultados, pero no van a ser tan rápidos ni tan efectivos como te gustaría que fueran. ¿A quién queremos engañar con vidas “medio saludables”? , ¿Porqué “medio esforzarte” por algo que realmente quieres conseguir?

Si tienes un sueño, tienes que hacer que suceda. Las cosas que requieren esfuerzo y dedicación son las que más nos forjan como personas, y son también las que nos enseñan a valorar. Si tus sueños no son medianos, tus esfuerzos tampoco deben ser medianos. Y si quieres ser el mejor, tienes que entender que mientras tu fallas, tu competencia continúa avanzando, así que no puedes darte el lujo de perder tiempo.

Tal vez es momento de tomarse enserio la vida, de sacar del cajón los sueños que dejamos a un lado por que creímos que no podíamos conseguir y empezar a buscar soluciones en lugar de justificaciones.

Sólo tú decides quién quieres llegar a ser, y siendo eso lo más importante en tu vida, no puedes darte el lujo de dejar las cosas a la suerte o al tiempo. Empieza hoy a construirte y pon todo tu empeño en ello.

Diseña tu vida soñando en grande y haz que ese sueño sea tu nueva realidad.