La historia de Stephanie, ciega legal de voluntad inquebrantable

39
0

Siempre he pensado que una de las virtudes más difíciles de adquirir es la fortaleza. No basta con entrenar el cuerpo para ser físicamente fuerte, hay que entrenar la mente para auto motivarse, controlarse y no caerse ante ningún obstáculo; pero la cosa no para ahí, hay que entrenar la voluntad.

La voluntad se fortalece con mucha disciplina y como hace tiempo lo comentaba en uno de mis artículos, se trata de tomar decisiones y aferrarse a ellas a pesar de todo. Y en el camino a fortalecer nuestra voluntad, nada mejor que un gran ejemplo a seguir. Así que conocí una inspiradora historia que tenía que ser contada, es la historia de Stephanie Abrams.

¿Quién es Stephanie?

Stephanie tiene 29 años y quedó huérfana de madre en el año 2005. Nunca conoció a su padre y es por ello que lleva un solo apellido. Al quedar huérfana su abuela se hizo cargo de su cuidado pero lamentablemente falleció hace 5 años. Stephanie no tiene familia, pero decidió a pesar de su condición actual, hacerse cargo de una niña que ahora tiene 13 años y es sordo muda.

Hace aproximadamente 11 años sufrió una Oclusión de Vena Central Retinal y a causa de eso perdió toda visión funcional en su ojo izquierdo, esta perdida es irreversible. Las consecuencias de este padecimiento recaen en el Glaucoma secundario. Y como parte de su tratamiento preventivo es sometida a angiografías cada 3 meses para monitorear el estado del ojo.

Lamentablemente los resultados de estos estudios no han sido favorables, ya que sus ojos parecen estar en una condición inestable. Actualmente lleva 6 tratamientos con laser, pero el peor panorama de su condición sería una ceguera total irreversible. Stephanie ya está asistiendo a una escuela de invidentes, lo cual la tiene decaída pero sabe que es una necesidad para afrontar sus posibilidades estando preparada lo mejor posible.

Ciega Legal

Hoy por hoy soy lo que se conoce como “Ceguera Legal” es la perdida de visión en uno o los 2 ojos. Cuando una persona tiene agudeza visual de 20/200 (0,1) incluso tras una corrección ya sea por cirugía, gafas o lentes de contacto, se considera que tiene una “Ceguera Legal”

Hay muchas personas como Stephanie, que pese a ser consideradas legalmente ciegas, pueden distinguir formas y sombras, aunque no pueden apreciar los detalles normales en su visión. Esto para ella es un rayito de luz que aprovecha en lo posible para no detenerse.

Luchando contra el diagnóstico

Ante los sueños que Stephanie tiene por cumplir, estas condiciones no han sido impedimento para luchar por lograrlos. Actualmente es estudiante de Maestría en Ciencias de Enfermería con especialidad en Psiquiatría y Salud Mental.

“Para evitar frustraciones y depresión, dadas mis circunstancias me refugié en el entrenamiento hasta que descubrí el CrossFit. Actualmente hago CrossFit en CrossfitUnafraid (Puerto Rico) y una de mis metas es competir en los Crush Games. Espero representar a Puerto Rico con mucho orgullo y dar lo mejor de mí. Me siento bien agradecida con mi Coach Ramón Benítez por apoyarme y darme la oportunidad de pertenecer a su familia.”

No hay imposibles

Así es como Stephanie entrena su voluntad, solo que a ella le tocó enfrentarse a obstáculos tan grandes que pareciera imposible superar, pero con sus logros nos da esperanza. Ella demuestra con su lucha que ante los sueños nada debe detenerte, que los limites los pones tu mismo.

¿Cuántas veces has dejado a un lado tus sueños por que parecen imposibles? Para Stephanie la palabra “imposible” tiene un sentido diferente, y eso es lo que la hace imparable. Su diagnóstico no la detiene, ha sabido llenar con otras virtudes sus carencias llegando mucho más allá que cualquiera con su condición.

Ahora dime, ¿de qué tamaño se perciben tus pretextos ahora que conoces la historia de Stephanie Abrams? Así de increíble es el poder de voluntad, no necesitas que todo apunte a tu favor, cuando se trata de cumplir tus sueños lo único que puede frenarte eres tú mismo.

Entrena tu voluntad hasta que sea inquebrantable.