Si le diste click a este artículo, es porque seguramente eres un crossfittero empedernido y estás buscando unas calleras para que no tengas las manos abiertas como si las pasaras por un rallador de queso. Antes de entrar de lleno al tema, cabe destacar que las calleras no son un accesorio que se inventó cuando nació CrossFit, estas llevan muchos y muchos años en existencia (específicamente  en el mundo de la gimnasia). Lo que sí hizo CrossFit fue convertirlas en un accesorio con muchos modelos y formas distintas, así como hacer negocios redituables con estas (y con todos los demás accesorios crossfitteros) y que es casi de cajón que debes de tener un par en tu maleta para entrenar.

 

Las calleras se utilizan por dos razones, la estética y la funcional. En el mundo del CrossFit, se usan para evitar heridas en las manos al subirse a la barra para hacer pullups, toes to bar, muscle ups, ring muscle ups o en pocas palabras, movimientos gimnásticos, a muchas personas les sirve también con levantamientos.

 

A nadie le gusta pasar la pena de que no te quieran estrechar la mano cuando saludas porque se dan cuenta de que la tienes llena de ampollas o abierta al rojo vivo. Además de lo estético, es muy importante cuidar las manos porque con ellas hacemos la mayoría de las cosas de nuestro día a día, sea cual sea tu profesión. Lo mas sensato es tener unas manos funcionales que te permitan agarrar bien el volante del automóvil, por poner un ejemplo.

 

Hay muchos tipos de calleras, no importa lo que te diga tu compañero de WODs, lo que veas en algún video de una marca en específico o lo que te diga tu coach, escoger unas calleras ideales es como ir a una tienda a comprarte una playera, tiene que quedarte bien A TI no a nadie más. A continuación les presento algunas opciones a considerar:

 

Calleras de piel

Este tipo de calleras son las más comunes en el mercado, podrás encontrar en casi todas las marcas este modelo. Son un rectángulo de piel con un par de orificios para meter un dedo en cada uno y se coloca a la mano por medio de un seguro ajustable de velcro que rodea la muñeca. El grosor del material de piel cubre un poco más que el centro de la piel de tu palma.
Pros: Disponibilidad. Durabilidad. La mayoría de estos modelos están en un precio razonable.
Contras: Debido a que son de piel, tienden a hacerse rígidas con el paso del tiempo. No a todos les acomoda que sea de un material relativamente duro.
 

 

Calleras de tela

Estas calleras son iguales a las descritas anteriormente, la diferencia es (como su nombre lo dice) que estas son de tela. Cumplen la misma función sin embargo, este material tiene varios pros y contras.
Pros: Son mucho más cómodos gracias al material. Precio accesible. Durabilidad razonable. Si se lava, el material no se pone rígido.
Contras. Poca disponibilidad. Para muchas personas la tela no es suficiente protector, por lo que prefieren las de piel.

 

Calleras con 3 orificios y muñequeras.

La diferencia de este tipo de calleras es que estas cuentan con 3 orificios para meter los dedos, lo que hace una capa de protección para la palma de tu mano mucho mas amplia, prácticamente cubre toda la palma. Independiente a esta mención, también tienen un gran soporte para las muñecas, por lo que, con este tipo, matas a dos pájaros de un tiro.

Pros: Mayor protección. Hay de piel y de tela. Cumple con dos soportes (manos y muñecas).
Contras: Son más caras que las calleras normales. No son cómodo para todos por el tamaño del material. Son difíciles de encontrar en el mercado.
Existen otros tipos de protectores para las manos como los guantes, medios guantes, entre otros; pero de estos hablaremos en otro análisis.

 

Recuerda que, al escoger algún artículo crossfittero, debe ser el que te quede a la medida, no compres por recomendación, no a todos nos acomoda lo mismo.
Recuerda también que no es necesario usar calleras, si bien son un gran apoyo para evitar que te abras las manos, hay muchos atletas (de todos los niveles) que pueden hacer movimientos gimnásticos sin calleras y sin abrirse…¿eres uno de ellos?

 

¡Éxito!