Mejora tu rendimiento. Fortalece tu core

24
0

El CrossFit es uno de los sistemas de entrenamientos funcionales más completos y que utiliza más capacidades físicas que cualquier otro. Por excelencia lleva nuestro cuerpo al límite en cada WOD, requiriendo todo tipo de habilidades para superar diversas pruebas cada día.

Pero en esos momentos cruciales donde un segundo marca la diferencia es la preparación la que define si eres un campeón o no.

Unos de los mayores retos en el CrossFit son los levantamientos olímpicos y las habilidades gimnásticas, a los que si logramos sacarles un buen provecho podemos marcar una gran diferencia día a día en nuestros WOD.

Pero lo importante es ¿Cómo sacamos ese provecho que marca la diferencia? Es aquí donde entran en juego los músculos estabilizadores y los fijadores, que en los ejercicios no son los protagonistas en si de los movimientos, pero si acompañan a los principales en todo momento.

Como instructor de Pilates se que unos de los músculos más importantes de fortalecer y más olvidados en la mayoría de las disciplinas deportivas es el transverso abdominal, un músculo profundo que está por debajo del recto abdominal y los oblicuos, el cual recubre las vísceras. Si bien este músculo no contribuye en el movimiento, es el encargado de mantener la vísceras en su lugar y mejorar nuestra postura abdominal.

Mayor control, mejor trabajo

El tener un transverso fuerte nos permitirá sacar un mejor provecho a nuestro trabajo abdominal normal, facilitándonos habilidades gimnásticas como los musculadores, pull ups, flexiones invertidas y los pies a barra.

Un mayor dominio abdominal y control de la postura nos facilita el trabajo en posiciones desfavorables, como de cabeza (flexión invertida) y nos ayuda a ahorrar energía en movimientos complejos como los musculadores, donde el golpe de cadera juega un papel fundamental a la hora de ahorrar energía.

Pero un abdomen fuerte también juega un papel importante en mantener una correcta postura en los levantamientos olímpicos, como el peso muerto o el Snatch, evitando que nos lesionemos por adquirir malas costumbres o realizar malos movimientos al movilizar grandes cantidades de peso.

Si queremos llegar lejos en este deporte no debemos dejar pasar por alto ningún detalle y este es uno de esos que nos podría ayudar cuando ya ningún músculo responde en la última pasada de un WOD.

¿Cómo hacerlo?

Trabajar este músculo no es difícil. Mayormente son trabajos isométricos en planchas para comenzar. Ese es uno de los ejercicios más básicos y luego se puede aumentar la dificultad agregando otros grupos musculares de abdomen y flexores de cadera como en mantener una postura en L sentados.
Es importante que el trabajo del core sea agregado en la rutina diaria de los crossfiters, ya que si bien se trabaja, siempre se tiene una tendencia más al desarrollo de la parte lumbar y espalda que en los abdominales.

El modelo de CrossFit Gymnastics tiene excelentes trabajos de fortalecimiento abdominal, que se complementan de manera excelente en los WOD desarrollando mucho el abdomen para facilitar los trabajos de gimnasia.

Ya lo saben, si quieren marcar una diferencia en sus rutinas no pueden dejar nada al azar y mucho menos el trabajo abdominal o del core.