¿Por qué correr es importante?

88
0

Escribo esto para compartirles mi experiencia, ojalá a alguien le sirva y se motive de lo que les voy a contar.

Soy finisher del Super Spartan Race Valle de Bravo y los que lo vivieron estarán de acuerdo conmigo que toda la carrera fue un obstáculo, cual 20 yo contaría todas las subidas, rocas, pastos y matorrales que tuvimos que esquivar para no lastimarnos.

Lo mas que había corrido, eran unas cuantas carreras de 10k. Estas ya saben, súper populares tipo Nike Woman, las nocturnas de CU etcétera, y en mi proceso de entrenar para mi medio maratón de la ciudad de México el año pasado, me lesione muchísimo la banda iliotibial a 3 semanas de esta. Deje de correr desde agosto hasta enero de 2013, algo bastante frustrante para un runner, y mi diagnostico -quien sabe si puedas volver a hacer una carrera de mas de 5K-.

Volví a caminar y correr poco a poco, pensé que jamás podría correr 5k de nuevo y hoy como ya les conté termine un Super Spartan.

No considero tener la mejor condición, pero si la suficiente o eso creía yo, ni la fuerza, no aguanto ni siquiera cargar mi propio peso. En mi vida solo he hecho un WOD creo, y no soy la mas disciplinada del mundo para entrenar, pero si lo hago con frecuencia. Aun así un par de semanas antes, decidí tomar esta experiencia a lado de mi hermano.

Créanme cada obstáculo, cada paso, cada subida me costo el alma, pero ¿en si porque les cuento esto? Porque nada es imposible, los que tengan aunque sea un poco de preparación ¡SI PUEDEN! yo pude. Tu limite es tu mente, convertir el coraje en energía, creer en ti y en el poder de tu mente. Créeme descubrirás muchísimas cosas, yo pensé que no podría saltar esas paredes altísimas, y me sorprendí al darme cuenta de que pude sola. En este tipo de carrera, no solo te das cuenta de tu máximo potencial, si no de habilidades que creías que no tenias.

No fue fácil, puedo compartirles que fue una experiencia aterradora, pero extraordinaria, no sabíamos nada, no conocíamos la ruta, no marcaban los kilómetros, no teníamos idea de cuando acabarían esas eternas subidas, o si habría alguna otra peor, y de hecho si, la ultima fue monstruosa. Esos descensos que sentí que me resbalaría cual gorda en tobogán. No solo me pesaba mi humanidad si no también la ropa, y mucho. Llegue a sentir que estaba sobreviviendo. Con la mirada siempre al piso para no tropezarme o deslizarme. Por momentos dándome un respiro y contemplando el majestuoso paisaje que nos rodeaba, arboles enormes, ríos, bosques, montañas, y un cielo despejado con un sol que dejaba pasar sus rayos entre las ramas de los arboles, además del aroma de los pinos y la tierra mojada.

Cuando pensé que ya nos faltaba poco, me enfrento con la sorpresa que apenas íbamos a la mitad. Créanme por momentos pensé: -¿que hago aquí?, debería de estar en un brunch o algo por el estilo un sábado a medio día-. Y por fracción de micro segundos odie a mi hermano, el cual me motivo a correrla, pero continuamos y la verdad estaba bastante motivada y con fuerza. Patrick mi hermano y un amigo de el Lalo, corrieron cada kilometro a mi lado, ayudándome a pasar obstáculos, sobre todo esa cuerda, que en mi vida lo había intentado, y evidentemente esa parte donde te hundías en el lodo, que entre los dos sacaron estos 52 kilitos atascados, que yo creo que cada uno de ellos lo sintieron como una tonelada jajaja.

Cuando vi la meta muy a lo lejos, pasando un lago enorme, sentí muchísimo orgullo. Créanme, vale la pena todo; el dolor, el cansancio, los golpes, los últimos burpees de castigo por no lograr clavar la lanza en la paja, díganme,¿quien pudo? y solo me repetía: EL DOLOR ES TEMPORAL LA GLORIA ES ETERNA. Seguramente ya lo han escuchado, y yo sabia que la “gloria” estaba pasando esos espartanos golpeadores en la meta. Pero aun faltaban 3 km y ya no podía correr, mi rodilla la había dejado en esa ultima subida terrible después del rio, y créanme en verdad me dolía.

Decidí caminar a final de cuentas, yo solo competía contra mi misma, contra mi cuerpo diciendo: “Detente !estas loca! ya no puedo mas” y mi mente diciendo “ya estas aquí tan lejos, no falta nada”. Mi hermano continuo conmigo y Lalo se adelanto, cual fue mi sorpresa verlo esperándonos para terminar a nuestro lado la carrera, unos kilómetros mas adelante.

No se me olvidan eso últimos 15 segundos, frente a la meta después de 3 horas de carrera sin parar, agarrar fuerzas para correr y pasar los espartanos. Mi hermano diciéndome “ponte atrás de mi y de Lalo”, para evitar el trancazo que te meten. Ellos pasaron la meta 1 segundo antes, y cuando finalmente la cruzo, y abrazo a mi hermano, me salían lagrimas de felicidad y de orgullo, lo había logrado y lo mejor a lado de la persona que mas amo en este mundo.

Yo iba por esa medalla! Con mi poco pero suficiente entrenamiento, con una mente fuerte y decidida, con mi 1.52 de estatura que no me limito para saltar sola esos muros de madera mucho mas altos que yo, con la pierna lastimada, la frente rasguñada, moretones y raspones por todos lados, y obvio con la ayuda de esas cintas Rocktape que mi hermano me puso en las rodillas, y el Big Ox que enserio te son de gran ayuda cuando sientes que ya el cansancio te asfixia, sobre todo en las subidas.

Creo que hice como tres horas de carrera, pero para mi sorpresa cuando publicaron resultados quede en tiempo promedio, y a la mitad de las tablas de mi categoría y rama, además con un lugar general por debajo de la mitad de los corredores.

Por último quisiera contarles que en verdad cada minuto sentías el apoyo de todos los corredores, esa comunidad deportiva solo la he visto en esta carrera, créanme en las demás te dan codazos para moverte. Aquí no te dejaban caer, ni parar, siempre había alguien que te extendía la mano para ayudarte a subir o saltar algún obstáculo, un grito de -¡ANIMO!- que te motivaba a a continuar, además, a pesar de mi cansancio, había un impulso extra que me hacia también ayudar a los demás a pasar o seguir corriendo. Inclusive me toco ver como un lesionado cruzo la meta de los hombros de dos amigos.

Espero te sirva mi experiencia para animarte y participar en estas carreras. Igual no lo hiciste esta vez creyendo que te faltaba entrenamiento o fuerza para hacerla, yo creo que si puedes, yo pude, y regrese con la armadura puesta a casa.

I’m a SPARTAN, AROOO!!!